Maratón Sevilla 2011

Voy a basar mi crónica maratoniana en la distinción de dos aspectos: todo lo que envolvió el maratón y el maratón sensu stricto.

Empiezo por la parte buena, la magnífica envoltura del maratón. Dicen que el sol es la única fuente de vida, pero ¿qué sería de nuestra vida sin amistad, comunicación, compartir, sentimientos profundos, nuestro terremoto mental, etc.? Para mí ha supuesto incorporar las aventuras, los avatares, las opiniones y los argumentos de Rosae, Zania, Pepe, Miguel, Mariano, Paco, Diego, Manuel y su familia. Expreso mi gratitud y alabanzas hacia estas grandes personas.

Por otro lado, el maratón puro y duro me resultó un precipicio que salté más bien con el poder del cerebro, alentado por el buen hacer de Zania y Rosa, que por mi aptitud física. Todo fue mucho más fácil entre estas dos mujeres. Zania rodó conmigo en la primera mitad; y Rosae en la segunda, ofreciéndome la técnica de las burbujas de luz para paliar los dolores y distrayéndome para ausentarme del mero hecho de correr con preguntas como ¿quién fue Blas Infante (calle por la que circuló el tráfico atlético)?. Mis piernas no me lanzaron mensajes positivos, no fueron en sintonía con mi mente, ¿cuál fue la causa? entrenamiento sin rigor, modus operandi inapropiado, partir con dolencias o ¡es que mi cuerpo no soporta extremos!.

Para no olvidar

No quiero olvidar este fin de semana, y quiero grabarlo en mi mente para siempre.

En mis 35 años puedo decir que he disfrutado mucho de los pequeños momentos que tiene la vida; y este, sin duda, es la ginda que me faltaba en esta etapa en la que tan difícil se te hacen algunos momentos, en los que te sientes sola, porque las piezas que llenan ese vacío que tienes en ese puzle que tanto tiempo te cuesta acabar y que con ayuda es más fácil de colocar; y con estas palabras quisiera transmitir mi propia vivencia personal.

Todo comenzó un sábado 12 feb 2011 ( aunque ya para algunos había comenzado antes), en la farmacia de las Jalbarizas, como dicen algunos. Todo hay que decirlo, no hubiera sido posible sin la amistad que desde un tiempo atrás hasta ahora se ha hido forjando con Rosa. Ahí estaban, Diego y Miguel; y yo llegaba corriendo como si la Marathon empezara en ese momento para mí porque me había pegado la gran paliza toda la semana comprimiendo mi entrenamiento de preparación al Ironman de Lanzarote y me había levantado temprano para cumplirlo antes de marcharnos de viaje. Luego llegó Mariano en esa peaso de furgo, y nos fuimos a ca Rosa, punto de encuentro para nuestro viaje a Sevilla city, je,je.

Yo tuve mis dudas, pero he de reconocer que me sorprendieron los chicos,: camilla de masaje, 2 bicis, 1 Ciro, 8 bultos 1 caja avituallamiento, Mariano, Paco, Diego, Miguel, Ana, Pepe, Rosa y yo.

Entre risas y charla llegamos a Alcalá de los Gazules, previa recogida de dorsales encuentro con el amigo de Paco y familia. Allí Pepe "el patriarca" nos hizo degustacón de una riquísima paella que preparó con aglilidad.

No me quiero extender mucho, pero hay muchos detalles que me hicieron teletransportarme del estres de toda la semana laboral-deportiva a un sábado de convivencia que como dice Paco: es para repetirla, pero el año que viene, je,je.

Día soleado, paella riquísima, inquietud de Ciro con sus giros, noche de preparación de ropa, dorsales etc...pastilla para dormir, sueño profundo y día de la prueba.

Desayuno, aseo, abandono del chalet (muchas gracias, un detallazo), salida dificultosa por la puerta. Los chicos no habían mostrado un ápice de nerviosismo. ¡qué bien lo llevaban

Objetivos cumplidos:

Mariano, Paco, Diego Pepe: bajar de 3 horas,

Ana : completar un maraton,

Miguel: seguir a los chicos en bici,

Rosa y zAnia:turnarnos la maraton y aompañar a Ana.

Qué puedo decir, solo tengo tal alegría que quepo en mí misma; estoy en casa y todavía no he aterrizado, quiero seguir soñando hasta mañana que suene el despertador y todo se haya acabado.


Cuando será el próximo episodio?

SUB3h ... Objetivo Conseguido

13 de Febrero de 2011, por fin soy Maratoriano ... 2:58:56

Muchas gracias a tod@s y cada uno de mis compañer@s, por sus muestras de apoyo, por animarme para que pudiese lograr ese Objetivo tan deseado, como era el poder bajar de las 3 horas, marca mítica en el atletismo aficionado, chic@s ... "va por vosotr@s".



Atrás quedan un montón de horas de entreno, con frío, con agua, con viento, sólo y acompañado ... y otro tanto de charlas, desayunos, risas y anécdotas ... como dice Rosa, "La Meta es el Camino".

Todo comenzaba la mañana del sábado, con los preparativos y con el viaje, todos juntos en la furgoneta de Mariano, hasta llegar al Estadio Olímpico, allí estaba nuestro anfitrión, Manolo "Duende" una maravillosa persona, que nos recogía los dorsales y nos dirigía hasta su casa donde estableceríamos el Campo Base del Team Melgar - Bike Station. Una vez allí Pepe, "El Patriarca" hacía su entrada para prepararnos un delicioso Arroz.

Después del arroz, y las charlas e infusiones, paseo por los alrededores y en breve, a cenar, masaje de Miguel, "El Encajador de Huesos" y a la cama. Noche perfecta abrigadito y relajado, hasta que suena el despertador y arriba, a vestirse, desayunar algo y para el Estadio Olímpico.

Tranquilo y Nervioso al mismo tiempo, no me preocupaba el resultado pero me aterraba el no conseguir mi objetivo, saludos con Jesús Domínguez, más nervioso que nadie, con Francisco que no veas el pedazo de carrera que se marcó el gachón en su debut en la Maratón, y con mi Maestro todo el rato, no debía perderle de vista, el meava, yo meava, el volvía a mear y yo ... no tenía ganas joder, saludamos a un "Rubio",(luego vi que llegó el primero el chaval en 2:09:53) que estaba dentro de la pista calentando con unos ejercicios muy raros pero efectivos, pistoletazo de salida, empujones, el Maestro contra las vallas, y a correr ... la suerte estaba echada.

Primeros kilómetros rapiditos, nos juntamos con Pepe, Mariano y Juárez (San Pedro), pulso bien pero algo alto para ser tan pronto, así que saco el credo de Bekele Beret y aplico el segundo mandamiento - la sangre fría de un asesino en serie - decido bajar pulso para no pasar de 165 ppm esto me hace retrasarme un poco, pero sin perderlos de vista (por eso se me ve sólo la gorra en la foto del periódico, jajaja) y marcho más cómodo, no debía de cebarme pues íbamos marcando entre 4:09 - 4:11 el km, con lo cual estaba sobrado para poder conseguir mi marca.

Mientras, Rosa y Miguel nos acompañan en bici, grabando y haciendo fotos, al tiempo que nos animan. Mariano y Paco se alejan un poco, Pepe y yo nos quedamos algo retrasados, así unos 2 km y la distancia la misma, decido ir aumentando un poco para coger a su grupo, justo cuando lo hacemos ellos se marchan, cosas de las carreras. Así hasta la media Maratón que marco 1:28:08 buen crono y con margen para conseguir el objetivo, un poco más adelante paran Paco y Mariano a hacer pis vamos ... mear en Español) y me vuelven a coger, un ratito con ellos hasta que se marchan, cogen a Pepe y otra vez sólo, pero sigo bien, Miguel animando y todo en orden, hasta que llego al km 31 que empiezo a notar la zona del trocánter mayor de la pierna derecha algo cargada (ya en las últimas medias maratones me venía avisando) y es cuando empiezo a ver el "MURO", me pasa el supuesto grupo de las 3h. y comienzo a venirme algo a bajo, los parciales del Garmin me dan sobre 4:23 y cuando peor estaba aparece un Ángel con forma de Pepe Rey, con su sonrisa de oreja a oreja, allí esta el tío que al recibir noticias de mi estado por Miguel decide parar para acompañarme en los últimos 10 km, a pesar de haber podido realizar muy buena marca.

Mi cabeza comienza a jugarme malas pasadas, no me salen los números, hago cuentas pero veo que ya no llego, entonces Pepe se giraba y sonriendo me hacía gestos con la cabeza de que si, que si, de arriba a abajo, mientras yo los hacía de izquierda a derecha, que no, que no. Comenzaba a sufrir de lo lindo, no quería aflojar ni un momento, los parciales se iban algo de 4:15/km y Pepe continuaba con su movimiento de cabeza de arriba a abajo y yo insistía en el de derecha a izquierda, en el habituallamiento del 37,5 km pensaba que ya no llegaba, cogía agua, isotónico, esponja y todo lo que había, me costaba beber y me dejaba otros segunditos en este y los dos siguientes km, hasta que cruzamos la entrada del Alamillo km 39 y oigo un hombre gritar ... espera a tu compañero (dirigiéndose a Pepe), esto ya está, vais sobrados para las 3h. ya lo tenéis, ese es el ritmo, ese es el ritmo" entonces es cuando de pronto "Recuperé la Luz", seguía gimiendo al respirar, pero sabía lo que faltaba y no era mucho, salida del Alamillo y km 41 ... ¿donde está?, ¡su p... madre!, ¿pero esto no estaba más cerca? ... entonces las cuentas parece que cuadraban, empiezo a oír una voz conocida diciendo ... ¡vamos eeeeehhhhhh que lo hemos conseguio Diegoooooo! ... último giro y la recta para el túnel de entrada al Estadio, Pepito no para de sonreír pero yo no puedo, sigo gimiendo al respirar, pero ya lo tenemos, recta de Meta veo el reloj (no veía un peo pero bueno) y tenía mis dudas si era 2:58 o 2:59 así que aprieto para entrar en ese minuto hasta que al acercarme observo que es 2:58 vamos juntos y uno más contento que nosotros, que iba haciendo el avión, se cuela en medio y nos fastidia la foto (sin intensión claro está), pero el objetivo estaba conseguido.



Levanto los brazos de rabia y me abrazo con Pepe, o mejor dicho él se abraza, el tío estaba más contento que yo, pues aún no podía asimilar mi triunfo personal, el agotamiento me invadía y no me dejaba saborear lo conseguido con toda claridad. Una vez dentro vemos a Paco que nos estaba esperando y nos saludamos, muy contentos de lo realizado y lamentando el no haber estado con nosotros - sabes que estabas allí con nosotros Maestro ;-) -, recogemos nuestra medalla, la bolsa y cuando vamos hacia las duchas me emociono, pero viene Javi y me corta el tío, ¡jooooderrrrrrr! ... simplemente espectacular, el tío ha terminado con 3:03, muy buena marca sabiendo lo que ha entrenado y con el tendón de Aquiles algo fastidiado.

A la ducha, fotito de rigor en la pista interior y a la grada a esperar al resto de compaña@s, que poco a poco van llegando, primero Manolo "Duende", que fenómeno y que risa, luego las niñas hacen una espectacular entrada juntas de la mano, muy emotivo ... al final tod@s con marcas personales superadas, una fiesta para todos el Team Melgar y un magnífico fin de semana, en muy buena compañía.

No me quiero despedir sin antes agradecer públicamente, el apoyo de Pepe Rey que vino como Ángel caído del cielo, justo cuando peor lo estaba pasando allí estaba él, así que desde aquí ... "Muchas gracias Amiguito".





Subida Peñas Blancas, Los Reales

Bueno, me voy a estrenar en el blog con mi salida ayer en la flaca! ante todo enhorabuena a todos los "Maratonianos"!! me alegro de los objetivos alcanzados!.



Mi primera subida a Los Reales, y desde ayer sé que para subir ahy que estar en forma ejejejej, y yo pues después de la lesión no lo estaba, asi que con el convencimiendo de mi gran amigo Alejandro decido subir. Las primeras rampas muy fuertes, algo sobrenatural, ajajjaaj, por la cabeza se me pasaba que no iba a llegar si todo seguía igual, pero mejoré, una mejor cadencia para guardar fuerzas y un "ritmo asequible". Con mucho sufrimiento llego a Puerto de Peñas Blancas 990m y alegrón indescriptible, al lado veo el cartelito de 4,5km para coronar Los Reales , y manos a la obra, decido no bajarme para seguir con el mismo ritmo y hacerme luego una foto a la bajada. Unos últimos kilómetros con mucho sufrimiento y muy duros. Al final coroné y fotos para el recuerdo. Rapidito para abajo porque hacía un frio que pelaba, los dedos ni los sentía. Parada en Peñas Blancas y foto a la burra y super rápido para abajo porque ya se me congelaban los moquillos ajjaja.

Habrá que repetir este bonito puerto para disfrutarlo más, porque ayer lunes la verdad que disfrute hubo "poco" ajajaja

Os dejo enlace de la subida: http://fitness.strands.com/routes/412578-marbella-al-espana

NADAR, NADAR, PEDALEAR, PEDALEAR, CORRER Y CORRER...


..no sé si me habré equivocado, no soy de los que planean con mucha antelación, pero había que tomar una decisión y la tomé. No habrá marcha atrás.

Buenas!

Un mes desde la última entrada, un mes de disfrutar lo realizado, de descansar entre comillas y de plantear un poco el año. Así que me pongo manos a la obra y resumiré un poco estos días pasados.
Lo primero fue disfrutar de lo conseguido por mis compañeros y por mí en la Maratón de Sevilla. Fue casi un pleno, lástima de Jesús y su lesión. Todos muy contentos, algunos hablando ya de la 27 Edición. Lo mejor: el buen ambiente del grupo y que seguimos buscando nuevas metas. Nuevos retos que harán que pasemos un montón de tiempo juntos, con sus consiguientes risas, charlas y buenos momentos.
Personalmente quedé muy contento de mi participación en Sevilla, hasta última hora pensé que las molestias iban a impedir mi participación, menos mal que no fue así. Eso si, he de confesar que tras la maratón, he pasado unos días bastante tocado, nada de correr, poca bici y bastante natación. Las molestias en pubis y aductores me aconsejaban un buen descanso. El lunes ya estaba nadando, más que nadando haciendo unos ejercicios con vistas al curso de natación que haría el fin de semana siguiente.
Todo tiene sus detractores y partidarios. Pero como, en mi caso, mal no me iba hacer. Me apunté a un curso de Total Inmersión en Madrid. Fueron dos días de recibir mucha información, tanto teórica como práctica. Bastantes horas de agua, frío y sobre todo de aprender. Buen fin de semana, caras nuevas con las que espero volver a coincidir y muchos deberes para las siguientes ocho semanas. Creo que algo positivo me traerá este curso de TI, tengo mejores sensaciones en el agua. Estoy en mi quinta semana de ejercicios, con muchas ganas de nadar, pero como buen alumno me estoy obligando a practicar. Ya llegará la hora de mirar el reloj y ver si voy más rápido o no. Yo soy de los que ve el lado bueno, otros le ven el lado malo a casi todo. Alguno de estos últimos me desaconsejó el hacer el curso, por pensar que no sirve para nada. Seguro que más de uno de ellos se afeita a escondidas con esta maquinilla.
Tras el fin de semana en Madrid, vuelta a Marbella. Nada había cambiado, seguía lloviendo y yo con mis molestias, así que, poca variación en lo deportivo, más natación y un solo día de trotar. El siguiente fin de semana, a mi retiro cacereño, aprovechamos el puente en Andalucía para pasarlo en Romangordo. Que bonito estaba, mucho verde y agua por todos lados. Los tres días lo dedicamos a estar juntos, Rosa, el pequeño Ciro y yo. Muy buenas caminatas campestres, en tres días sumamos más de cuarenta kms.. El paisaje y los nuevos amigos invitaban a pasar el día al aire libre. Sigo pensando que Romangordo es un sitio ideal para plantearse unos días, su tranquilidad y entorno, hacen que sea un sitio ideal para entrenar y disfrutar.
De nuevo en Marbella, más lluvia, esto no cambia. No recuerdo tantos días de lluvia. Pero habían pasado dos semanas tras Sevilla y el cuerpo me va pidiendo más movimiento. Continuo con la natación y algunos días de correr. Y ¡por fin! puedo sacar la bici. Primero kilómetros, menos mal que esto no se olvida. En pocos días espero que mis piernas vuelvan a tener fuerza para mover los pedales.

Y terminaré aclarando el inicio de esta entrada. He de confesar que no me hacía mucha ilusión hacer un ironman y menos tras escuchar a un buen amigo tras finalizar su buena participación en el de Lanzarote, simplemente dijo: "...esto es nadar, nadar, pedalear, pedalear, correr y correr..poco más". Pero este año la unión de varios elementos me incitaban a pensar en participar, así que había que decidirse. Mi primera opción era Niza, pero iba a estar solo, me lo pensé demasiado y se cerró la inscripción. La segunda era Regensburg, allí coincidiría con bastante amigos y compañeros de Marbella. También me lo pensé mucho y me quedé fuera. Mal asunto. No había más IM a los que pudiera llegar en mi querida furgo, que es uno de mis primeros requisitos: llegar en coche. ¿Abandonaba la idea?... ¡a vivir que son dos días! ...llorarle un poco a la organización de Regensburg y conseguí inscribirme. El 1 de Agosto allí estaré. Eso sí, nada de preparación especial, ni de renunciar a mis queridas carreras de mtb, tampoco habrá bicicleta especial, ni casco aerodinámico, ni nada parecido. Será un revivir mi primera participación en Niza 94, recuerdo que solo entrenamos un día largo de bici y nadar, nada de nada, solo lo hacía en las carreras. No niego que seguiré entrenado y que en mi cabeza rondará la idea de hacerlo bien. Siempre he pensado que de participar en un IM, sería para hacerlo decentemente. No quiero batir marcas, pero si quiero venirme con buenas sensaciones. En el agua poner en práctica lo aprendido y aprovechar lo entrenado: en la bici disfrutar del rodar por un sitio nuevo: y a pie, por supuesto correr, "..correr y correr.." como decía mi amigo. Si así lo hago me vendré con la idea de haber competido. Si cambio el ..correr, correr... por un correr, andar...., la idea será haber participado. Ya veremos que pasa, tengo buena disposición y la suerte de contar con buenos "maestros" en la bici y en la carrera. De la natación no hablo, que seguro que sale algún detractor afeitado por aquí.

Uff¡¡¡ que entrada más larga. Perdón por el rollo. Os dejo algunas fotillos de esta última edición de Sevilla . La principal de hoy es la entrada en la pista del estadio en esta ultíma edición de la maratón de Sevilla, faltaban pocos metros para el km. 42. Espero disfrutar así en Regensburg.

Fotos: meta, otra, disfrutando

Saludos

p.d.: hablaría más de mis compañeros, pero como esto de los blogs, lo considero algo personal, prefiero y espero que lo hagan ellos.

UN GRAN TRIUNFO PEQUEÑITO


Nunca fui de planes a largo plazo. Se me dan mejor las salidas airosas improvisando sobre la marcha, cocinar según lo que hay en la nevera. Por eso pequé de presuntuosa al apostar nada menos que a un año vista por mi participación en la maratón de Sevilla 2010. Me las prometía felices en otoño después de correr por puro disfrute tiradas de 90 minutos durante el verano y repetir mi mejor marca en media maratón en los 21 kms de Marbella, igualando el tiempo y nivel de pulsaciones del año anterior tras tres meses de programa de entrenamiento. Pero se me va la luz en invierno y la pila no me duró más allá del puente de Diciembre. Las sobrecargas se materializaron en contracturas musculares que fueron ascendiendo en cadena desde mi pantorrilla hasta llegar al cuello y provocarme un episodio parecido al vértigo, uno de esos que yo pensaba propios de maruja hipocondriaca o de simuladores de bajas laborales.
Miguel, el encajador de huesos, con su humilde sabiduría fue deshaciendo nudos conforme yo los rehacía empeñandome en seguir un programa que claramente no está hecho para mí. Agoté la paciencia parando a ver qué tal, y al final me planté en febrero, con unos cuantos rodajes largos, un día de cuestas y un par de sesiones de series como toda preparación, sin continuidad, sin referencias de carreras. Como para no participar.
El domingo anterior al maratón salí sola a correr por los carriles de Istán. Para ver cómo respondían mis piernas, pero sobre todo para reconciliarme con el correr. Me sabe amargo decir que esta temporada no he juntado muchas buenas sensaciones de mis ratos corriendo; más bien estaba deseando acabar con ello para hacer lo siguiente, y sé que la esencia de la vida es disfrutar el momento. Éste. Gracias al Melgar Team pude disfrutar de unos cuantos buenos ratos; los otros me los perdí perdida en mí misma. Cierto que mis circunstancias de horario laboral, la ausencia de compañeras de entreno y otras pequeñas cosas, hacían algo más difícil perseverar, pero no supe sacar voluntad o fuerzas suficientes.
Debí de guardarlas todas para el 14 de febrero. Había acordado conmigo misma que iba a correr porque nada me parecía peor que ir a Sevilla como espectadora, o quedarme en Marbella y perderme el gran día de mis amigos. Era consciente de que lo normal era no poder terminar,pero hasta ese kilómetro tenía que intentarlo. Para mayor desconcierto mi pulso desde el inicio se subió cinco pulsaciones por encima de las que llevaba el año pasado y el mismo domingo anterior trotando cómoda, pero si me ralentizaba hasta bajarlas me sentía forzada, de modo que apliqué la lógica beretiana de quedarme a ver por dónde revienta. Puedo decir que me pasé la práctica totalidad del tiempo de carrera haciendo repetidos chequeos de mi técnica de carrera de acuerdo con el recien leído capitulo cuarto del libro "El correr chi", a cuya teoría, por otra parte, estaba dando patadas en la base de la pirámide, saltándome eso de la carga gradual de kilómetros. Hasta el día en que llegue al capítulo séptimo, donde experimentaré el estado de gracia de la competición, de momento sé que es cuestión de economizar energía y de fluir... justo eso, la sensación de fluidez, es lo que me reporta la bici de carretera. Conseguir lo mismo corriendo debe de ser mágico. Ya os contaré.
El caso es que con tensiones musculares varias y migratorias, dolor articular casi permanente en la cadera derecha y el pulso metido en 160, pasé la media en poco menos de dos horas, casi un minuto más rápido -o menos lento- que el año anterior. Algo antes del kilómetro 18 había coincidido con Mari Carmen, que podía permitirse ir hablando relajada, mientras mi estado era tan precario que me esforzaba en economizar el aliento. No me empeñé en seguirla, cada cual ha de guiarse en su propio camino.
No sé si fue la anticipación al tomar un gel de glucosa en el km 24, pero este año no hubo muro. O quizá el muro duró 40 kilometros y el bosque no me dejó ver el árbol. La cuestión es que fui bastante regular de ritmo y mi pulso fue subiendo gradualmente fruto de la fatiga. A las 2 horas y 33 minutos salió el sol. Gran alegría al llegar al punto donde el año pasado rebasé a Diego sabiendo que no lo iba a encontrar allí. Cuando el recorrido de la carrera sale de las calles céntricas de Sevilla y deriva hacia el otro lado del río, el cansancio hace mella en mi ánimo, pero sé que no falta mucho para enfilar en dirección al puente de los tirantes, desde donde ya se adivina el estadio. Cuando me he recuperado del bache, ya cerca del parque del Alamillo, se dispara la alarma: la contractura irreductible del gemelo interior derecho que lleva meses haciéndome compañía amenaza con hacerse protagonista. Me veo teniendo que parar, pero decido que nada de estirar un poco, que si dice que hasta aquí hemos llegao me paro, pero hasta entonces sigo un paso más. Y otro. Ufff¡ hasta había mirado alrededor esperando ver aparecer al Gran Campeón con su bici inmortalizando su mordaz crónica de mi ocaso. Me faltan tres kilómetros para llegar, me concentro en convencerme de que puedo, el dolor pasa. Miro el cronómetro puesto en marcha en la salida y calculo que puedo llegar antes de las cuatro horas. Sólo tengo que correr un poquito más. Al entrar en el túnel doy las gracias a la vida por haberme regalado los diez últimos años, pienso en que para conseguir algo hay que darse a uno mismo la posibilidad de ser capaz, luego el tiempo y la vida lo colocan todo en su sitio.
Pasé toda la carrera concentrada en mi cuerpo, en sacar de mi mente los pensamientos emotivos que me encogían el corazón. Sé que en ellos está el origen de esta nube gris que ha minado mis ánimos durante todo el invierno. La vida me regaló la compañía de Libo, que nació justo tres días antes de que yo cayera enferma, se unió a nuestra singular familia cuando yo había recuperado la luz y nos iluminó con su perruna impaciencia y sentimiento hacia la vida durante todos estos años, apagándose de golpe bajo las ruedas de un coche. Sé hacer cosas aparentemente más difíciles, como correr más de 42 kilómetros sin haber entrenado, pero de vez en cuando me abruma esta vida bella y terrible.
Esta tarde pensaba que a ver si pasan los días de lluvia, me apetece salir a correr...
Gracias a esos duendes que me rodean y me soportan, los que gritan para que me levante y me ensalzan por saber caminar un paso más. Hacen que todo cobre sentido. Gracias.

MARATON SEVILLA 3:05 a la 3ª....¿hasta donde llegará?


Buenas!

Aquí os dejo una foto de Antonio en la meta de la Maratón de Sevilla 2009, ahí queda eso 3:05 al tercer intento, ¿veremos pronto un 2 como primer dígito?......creo que sí.

Saludos